si aterrizaran en la Casa Blanca, más allá del hecho de que habría miles de medios cubriéndolo, como en algún evento futuro que no sea secreto, si hicieran eso, la primera cosa que pasaría es que alguna rama clandestina y secreta del gobierno la haría estallar. Esto es un problema en ciernes. Y él comenzó a reír. Sin embargo, yo le dije que no tenía gracia. Porque, a fin de cuentas, tenemos una situación altamente disfuncional en la que el presidente de EE.UU., al igual que Gordon Brown del Reino Unido y otros líderes, no controlan los elementos mundiales que están tratando con este tema. Piensan que sí antes de llegar al cargo, pero cuando acceden, se dan cuenta de que hay un oscuro, y muy poderoso, complejo militar-industrial que los acecha. Y esto nos lleva a una gran cuestión, que es: ¿quién está realmente al mando aquí en este planeta?” Bien, pues no son las personas a quienes elegimos. Y esa es una crisis real de la que ya nos advirtiera Eisenhower.

Anuncios