La única manera de que esto cambie es sacar a la luz un nuevo tipo de ciencia. Elaborar o revelar la Física detrás de los llamados Ovnis, un tipo de Física que se ha conocido y estudiado desde hace décadas en empresas como la de mi tío, la Northrop Grumman, también Lockheed Martin y otras compañías. Conozco científicos, con los que he trabajado, que han trabajado con estas cosas, de hecho muchos de los Ovnis que se avistan son vehículos antigravitatorios hechos por el hombre. Existe un nombre para ellos en el ámbito de los negocios, se llaman Vehículos de Reproducción Alienígena (ARVs), estos ARVs son iguales que los Ovnis: flotan, son silenciosos, y están fabricados por un consorcio de empresas como Lockheed Martin, Northrop Grumman, E Systems, SAIC (Science Application International Corporations), BAE Systems y otras empresas que poseen proyectos clasificados que tratan estas tecnologías. Nosotros, los que pagamos los impuestos, hemos pagado la mayoría de estas cosas. La pregunta es: ¿cuándo vamos a obtener dividendos por nuestra inversión? (risas). Creo que es tiempo de que esto ocurra. De modo que, ya ves, las implicaciones son enormes. No sólo tienen que ver con el hecho de que no estamos solos en el universo, ya que actualmente la mayoría de las personas formadas aceptan que exista vida inteligente en el universo.
Hay ciertas implicaciones: ¿cómo vamos a estructurar nuestra civilización de manera que podamos interactuar con estos visitantes de forma pacífica, en vez de por vía clandestina o militar? La otra pregunta es: ¿cómo vamos a manejar la transferencia tecnológica? Mucha de esta tecnología pertenece a documentos clasificados, y tratan de aplicaciones útiles que benefician al mundo, la humanidad, que eliminarían la pobreza y resolverían la crisis medioambiental a la que nos enfrentamos.

Anuncios