el presidente Eisenhower dejó la oficina en enero de 1961, dijo que estuviéramos atentos al complejo militar-industrial, porque se convertiría en una amenaza para nuestras instituciones democráticas, nuestra seguridad y nuestra forma de vida. Él no era anti-militarista porque era un General de la Armada de la 2ª Guerra Mundial condecorado con cinco estrellas. No obstante, según información de una persona que trabajó con Eisenhower cuando se convirtió en presidente, éste fue traicionado por estos poderosos intereses militar-industriales, y dejó la presidencia siendo muy infeliz por ello. Creo que tenemos que darnos cuenta de que la población merece ser educada e informada sobre esto, pero también nuestros líderes, porque no podemos asumir que porque una persona sea un líder en el plano militar, por ejemplo en España, tenga necesariamente que saber estas cosas. Probablemente sepa menos de lo que tú sabes ahora.

Anuncios