desde un punto de vista físico: La dualidad onda-corpúsculo está bien comprendida. El problema que surge en su interpretación es que no se corresponde con ningún objeto de la experiencia cotidiana humana, por lo que no tenemos símil alguno para definirlo. Es un objeto que no es ni como “una pequeña bola de billar” ni es una onda como las de radio. Es lo que es. Los sentidos humanos no son capaces de “detectar nada así”. Tanto lo que es una “partícula pura”, dura, rígida, como lo que es una “onda pura” como movimiento en un medio son casos ideales, extremos, pero no físicamente reales. Toda la materia, todas las cosas en el Universo están compuestas de estos objetos “partículaondianos” o “ondaparticulianos”. No sólo el fotón, sino los electrones, neutrones, y protones de los que están hechos los átomos. Lo que ocurre es que no nos habíamos dado cuenta de ello hasta que Louis de Broglie, en 1924, lo hizo.

Anuncios