valiéndose de su avanzada tecnología, y de un poderoso disco que construyeron con elementos de la Tierra y de sus propios mundos, lograron “leer” del denominado Registro Akáshico (que no sería nada más que el cinturón magnético de Van Allen) la historia y origen de nuestro planeta, así como el posible futuro del mismo como una consecuencia lógica de todo cuanto había ocurrido.

Anuncios