Si bien muchas de sus profecías son de carácter apocalíptico (hemos omitido por razones de espacio sus pronósticos sobre catástrofes naturales: terremotos, maremotos, derretimiento de los casquetes polares, erupciones volcánicas, cambio del eje de la Tierra, inundaciones, etc.), su visión del tercer milenio es auspiciosa, luego de la “Gran Purificación” que comenzará sufrir la humanidad a partir del siglo XXI. Llega el tercer milenio

Anuncios