los seres que nos contactan quieren que nos hagamos responsables de nuestro futuro, y que co-creemos nuestra propia realidad favoreciendo circunstancias positivas y polarizando aquellas que se insinúan indóciles para la raza humana.

El catastrofismo no es un mensaje que ayude a evolucionar a las personas. Todo cambio basado en el miedo no es genuino. El cambio real se basa en el amor y en la consciencia. Al menos, es lo que aprendí estos años de contacto.

He resumido en estos siete puntos las cosas que todos los difusores de esa “otra realidad” debemos evitar, equilibrar y comprender para que nuestro rol dentro del gran mosaico humano sea más eficiente, sincero, real y luminoso.

Ninguno está libre de cometer estos errores.

Por ello es siempre positivo recordar de que estamos en el filo de la navaja, y que el contacto con los hermanos mayores de las estrellas es una gran responsabilidad.

Espero que este artículo, en su humilde aportación, sea de beneficio para todos los trabajadores de la luz.

Anuncios