La corte angélica
que en el ábside
de la Sagrada
Familia canta
sin cesar «Aleluya» es obra del
escultor catalán
Jaume Cases. Son
piedras con alma
que van más allá
de la mera obra
artística. Para el
artista vallesano,
con una larguísima y multidisciplinar trayectoria
artística, constituyen, sin duda, la
obra más satisfactoria de su vida. Los cincuenta y seis serafines y querubines, cada uno con su particularidad, esculpidos directamente sobre la
piedra que dejó el propio Gaudí, invitan al visitante a alzar la mirada
acercándole así, casi sin darse cuenta, a la realidad celestial.

Anuncios