La civilización terrena posee una civilización extraviada. Ella fué superior a las que le siguieron. El hombre de aquel entonces fué “adaptable” al gran calor terráqueo, como al gran frío de origen. El fué electromagnético, supo regirse por las altas matemáticas y ciencias astrales. Aún este hombre magnético mora el helado Plutón, pues como se dijo él es adaptable.

Anuncios