Harían falta por cierto muchos artículos como éste para poder abarcar en su real dimensión toda la obra con lo expuesto hasta aquí, será suficiente para aquellos que en su libre albedrío puedan sacar sus propias conclusiones.
“El que tenga oídos para oir, que oiga. El que tenga ojos para ver, que vea..

Anuncios