hablamos que la preparación para el contacto – y fundamentalmente, para mantenerlo – requiere de una base sensitiva. Como vimos, ello involucra técnicas de meditación, percepción de energías y comprensión de las dimensiones sutiles de la naturaleza.

No es extraño, por cuanto los seres que nos contactan no sólo han evolucionado tecnológicamente, sino también psíquicamente. No en vano emplearon sus facultades mentales para generar los primeros acercamientos y contactos.

Anuncios