grupos de canalizadores se vieron “influidos” por la carta de Goodchild y empezaron a recibir mensajes de sus “fuentes extraterrestres” que confirmaban la llegada de “Alabama”, la presunta nave alienígena. Estamos ante un asunto grave, pues de una pseudo comunicación se terminó aglutinando a otros canalizadores que cayeron mansos en el mismo error.

Y este escenario lo he visto repetirse en diversos grupos de contacto. El poder de la sugestión es tremendo.

Anuncios