Aquí, pues, el fragmento del Asclepio:

¿Acaso ignoras, oh Asclepio, que Egipto es la imágen del Cielo, el lugar a donde se transfieren y descienden todas las cosas gobernadas y producidas desde el Cielo? Y para decirlo con toda verdad, nuestro país es el templo del mundo entero. Sin embargo, como a los sabios corresponde conocer lo que vendrá, se impone no ignoréis lo que sigue:

Anuncios