Además, la palabra “psicografía” constituye toda una demostración de humildad por parte de Benjamín Solari Parravicini, situándolo moralmente a distancias siderales de tantos artistas y de otros que no lo son, inflados en su propia insignificancia. Reconoce como virtud máxima el ser dócil y dispuesto instrumento de instancias espirituales que solo buscan el bien de la humanidad, con clara conciencia de su propia posición.

Anuncios