Una vez estuve en los SALONES DE AMENTI y escuché la voz de los SEÑORES de AMENTI, diciendo en tonos que sonaron a través del silencio, palabras de poder, poderosas y potentes. Cantaron ellos la canción de los ciclos, las palabras que abren el camino al más allá. Sí, vi el gran camino abierto y busqué el instante hacia el más allá. Vi los movimientos de los ciclos, vastos como el pensamiento de la FUENTE que podía transmitir.

Entonces supe que incluso la Infinidad se está moviendo a algún final impensable. Vi que el Cosmos es Orden y parte de un movimiento que se extiende a todo el espacio, una parte de un Orden de Órdenes, constantemente moviéndose en una armonía de espacio.

Anuncios