Una vez, en el tiempo pasado, hablé al Morador. Le pregunté sobre el misterio del tiempo y del espacio. Le hice la pregunta que surgió en mi ser, diciendo: Oh Maestro, ¿qué es el tiempo?

Entonces ÉL, el Maestro, habló: Sábete, Oh Thoth, en el inicio hay VACÍO y la nada, un nada eterno, sin espacio. Y dentro de la nada vino un pensamiento, decidido, todo dominante y llenó el VACÍO. Ahí no existía materia, solamente fuerza, un movimiento, un vórtice o vibración del pensamiento decidido que llenó el VACÍO.

Y pregunté al Maestro diciendo: ¿Este pensamiento era eterno? Y el MORADOR me contestó: En el inicio, había pensamiento eterno, y para que el pensamiento sea eterno, el tiempo debe existir. Así que dentro del pensamiento todo dominante creció la LEY del TIEMPO. Sí, el tiempo que existe a través de todo el espacio, flotando en un suave movimiento rítmico que está eternamente en un estado de fijación.

Anuncios