Un gran Jefe Guerrero, el depositario de la tradición, del Espíritu de una comunidad de sangre. Pero Manú es una Divinidad que vuelve al reiniciarse un nuevo Ciclo de la Manifestación, a encarnarse otra vez en el hombre. Viene como Legislador y Padre de una Raza-Raíz. (De allí el “Código de Leyes de Manú”). Y es un hombre, una Divinidad hecha hombre; es el hombre que vuelve, “que vendrá” después de la catástrofe, del Crepúsculo de los Dioses y los Héroes, en el Eterno Retorno.

Anuncios