Tu LUZ, oh hombre, es la gran LUZ, brillando a través de la sombra de la carne. Libre debes surgir de la oscuridad antes de que seas Uno con la LUZ.

Las sombras de la oscuridad te rodean. La vida te llena con su flujo. Pero sábete, oh hombre, que debes surgir y tu cuerpo debe ir lejos a los planos que te rodean y aún ser Uno contigo, también.

Mira a tu alrededor, oh hombre. Ve tu luz reflejada. Sí, incluso en la oscuridad a tu alrededor tu propia Luz se vierte a través del velo.

Busca siempre la sabiduría. No dejes que tu cuerpo te engañe. Mantente en el camino de la ola de Luz. Rechaza el camino oscuro. Sábete que la sabiduría es duradera. Existiendo desde que TODAS LAS ALMAS comenzaron, creando armonía por la Ley que existe en el CAMINO.

Anuncios