Tres son las cualidades de cada una de las naturalezas; nueve en uno, como es arriba es abajo.

En lo físico están estos canales, la sangre que se mueve en movimiento de vórtice, reaccionando en el corazón para continuar latiendo. El magnetismo que se mueve a través de los caminos nerviosos, portador de energías para todas las células y tejidos. El Akasa (lo etéreo) que fluye a través de los canales, sutil no obstante físico, completando los canales.

Cada uno de los tres sintonizado con el otro, cada uno afectando la vida del cuerpo. Forman ellos la estructura esquelética a través de la cual fluye lo sutil etéreo. En su dominio yace el Secreto de la Vida en el cuerpo. Renunciable solamente por la voluntad del adepto, cuando su propósito en la vida ha sido hecho.

Anuncios