Sí, los hijos de los hombres progresarán hacia arriba y hacia delante hacia el gran objetivo. Se convertirán en los Hijos de la Luz. Flamas de la flama siempre serán sus Almas. El conocimiento y la sabiduría serán del hombre en la gran era pues él alcanzará la flama eterna, la Fuente de toda sabiduría, el lugar del comienzo, que es Uno con el final de todas las cosas.

Anuncios