NOSOTROS fuimos formados en nuestro orden: TRES, CUATRO, CINCO, SEIS, SIETE, OCHO ? NUEVE. Sábete que éstos son los números de los ciclos en los que NOSOTROS descendimos hacia el hombre. Cada uno teniendo aquí un deber que cumplir; cada uno teniendo aquí una fuerza que controlar.
No obstante, nosotros somos UNO con el ALMA de nuestro ciclo. No obstante NOSOTROS también buscamos un objetivo. Más allá de la concepción del hombre, se extiende la Infinidad hacia algo más grande que el TODO. Ahí, en un tiempo que no obstante no es un tiempo, TODOS nos volveremos UNO con algo más grande que el TODO. El tiempo y el espacio se mueven en círculos. Sábete que su ley, y tú también, serán libres. Sí, libre serás de moverte a través de los ciclos ? pasar lo guardianes que habitan en la entrada.
Entonces el NOVENO de ellos me habló diciendo: Eones y eones he existido, sin conocer la VIDA y sin probar la muerte. Pero sábete, oh hombre, que lejos en el futuro, la vida y la muerte serán uno con el TODO.
Cada uno tan perfecto equilibrando al otro que ni siquiera existe en la Unicidad del TODO. En los hombres de este ciclo, la fuerza de vida es desenfrenada, pero la vida en su crecimiento se vuelve una con TODOS ellos.

Anuncios