No dejes que tu corazón voltee a la oscuridad. Deja que la luz ilumine al Alma, que sea un Sol en el camino. Sábete que en ese brillo eterno siempre encontrarás tu Alma escondida en la Luz, nunca atrapada por la esclavitud u oscuridad, siempre brilla como un Sol de la Luz.

Sí, sábete que aunque esté escondida en la oscuridad, tu Alma, una chispa de la verdadera flama, existe. Se Uno con la más grande de todas las Luces. Encuentra en la FUENTE el FIN de tu meta.

La Luz es vida, puesto que sin la gran Luz nada puede siquiera existir. Sábete, que en toda la materia formada, el corazón de la Luz siempre existe. Sí, aunque atada en la oscuridad, la Luz inherente siempre existe.

Anuncios