Mensajeros ellos, quienes trajeron su consejo, para los reyes de los hijos de los hombres.

Trajo ÉL a los demás y les enseñó sabiduría; maestros, ellos, para los hijos de los hombres. Los colocó ÉL en la isla de UNDAL para que permanecieran como maestros de LUZ para los hombres.

Cada uno de esos que fueron, así, elegidos, enseñado debe ser por años cinco y diez.

Solamente así podría él tener entendimiento para traer la LUZ a los hijos de los hombres.
Así llegaron a estar dentro del Templo, una morada para el Maestro de los hombres.

Anuncios