Escucha tú, oh hombre mayor y escucha mi advertencia: libérate de la esclavitud de la noche. No entregues tu alma a los HERMANOS DE LA OSCURIDAD. Mantén tu cara siempre volteada hacia la Luz. ¿No sabes, oh hombre, que tu pena solamente ha llegado a través del Velo de la noche? Sí hombre, pon atención a mi advertencia: lucha siempre hacia arriba, voltea tu alma hacia la LUZ. Los HERMANOS DE LA OSCURIDAD buscan a sus hermanos, aquellos que viajaron por el camino de la LUZ. Puesto que bien saben ellos que, aquellos que han viajado lejos hacia el Sol en su camino de LUZ, tienen gran y aún más grande para así poder atar con oscuridad a sus hijos de LUZ.
Escucha, oh hombre, al que viene a ti. Pero pon en la balanza si sus palabras son de LUZ. Puesto que muchos hay que caminan en el OSCURO RESPLANDOR y por lo tanto no son los hijos de la LUZ.

Anuncios