Escucha, oh hombre, y pon atención a mi advertencia; busca moverte en curvas y no en ángulos, y si mientras estás libre de tu cuerpo, escuchas el sonido como el aullido de un perro sonando claro y agudo a través de tu ser, huye a tu cuerpo a través de círculos, no penetres la bruma de en medio.

Cuando hayas entrado a la forma en la que has habitado, usa la cruz y el círculo combinados. Abre tu boca y usa tu Voz. Pronuncia la PALABRA y serás libre. Solamente el que tiene completa LUZ puede tener la esperanza de pasar los guardias del camino. Y entonces debe moverse a través de extrañas curvas y ángulos que están formados en dirección no conocida para el hombre.

Escucha, oh hombre, y pon atención a mi advertencia: no intentes pasar a los guardianes del camino. En cambio deberías buscar ganar tu propia Luz y prepararte para pasar el camino.

La LUZ es tu final primordial, oh hermano mío. Busca y encuentra siempre la Luz en el camino.

Anuncios