Escucha, oh hombre, las palabras que te daré. En ellas encontrarás la Esencia de la Vida. Antes de que vuelva a los Salones de Amenti te enseñaré los Secretos de los Secretos, de cómo tú, también, puedes elevarse a la Luz.

Presérvalos y cuídalos, escóndelos en símbolos, así el profano se reirá y renunciará. En cada tierra, forma los misterios. Haz el camino difícil de encontrar para el que busca.

Así el débil y el vacilante serán rechazados. Así los secretos estarán ocultos y guardados, mantenidos hasta el tiempo en el que la rueda sea girada.

Anuncios