El Alma del hombre se mueve siempre hacia arriba, sin ser atada por ninguna estrella. Pero siempre moviéndose hacia la gran meta ante ella en donde es disuelta en la Luz del Todo. Sábete que tú siempre irás hacia arriba, movido por la Ley de la Causa y Efecto hasta que al final ambos se vuelvan Uno.

Anuncios