Ahora los dejo para habitar en Amenti. Ustedes son mis niños en esta vida y en la siguiente. El tiempo llegará en el que ustedes, también, serán inmortales, viviendo de era a era como una Luz entre los hombres.

Cuiden la entrada a los Salones de Amenti. Cuiden los secretos que he ocultado entre ustedes. No dejen que la sabiduría sea moldeada por los bárbaros. El secreto que ustedes cuidarán es para aquellos que buscan la Luz. Ahora me voy. Reciban mi bendición. Sigan mi camino y sigan la Luz.

Mezclen su Alma en la Gran Esencia. Una, con la Gran Luz dejen que su conciencia sea. Llámenme cuando me necesiten. Digan mi nombre tres veces seguidas: Chequetet, Arelich, Volmalites

Anuncios